miércoles, 24 de febrero de 2010

Balada de la Violeta



Una violeta vivía escondida en un prado, era una linda violeta.- Una joven pastora apareció allá abajo en el extremo del prado; venía a paso ligero y cantaba alegremente.

¡Ay! Pensó la violeta, ¿Quién pudiera ser la más hermosa flor de la naturaleza, aunque solo fuera un instante, el tiempo nada más de que esa hermosa pastora me arrancara y me prendiera a su pecho!

Llegó la joven y sin fijarse en la violeta, la aplastó ¡pobrecilla! Cayó la violeta y exclamó con regocijo: - Muero, pero muero por ella, por ella y a sus pies.”

(Juan Wolfgang Goethe)

Precioso lieder, a veces un instante dura toda una vida, a veces damos todo por ofrecerlo a un ser amado, y el pacto es como aquí, toma todo lo que quede, pero dame en este instante la plenitud para brillar lo suficiente y que él me mire.

Tal vez él pasa a tu lado sin reparar en tí, o sin recordar que te rozó, pero tal vez, el se paró y te miró y fue un instante eterno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails