sábado, 10 de abril de 2010

BELLEZA INTEMPORAL

¿Qué es bello para todos? y, ¿qué es siempre bello? No podemos contestar a esta cuestión porque nadie se ha puesto de acuerdo para declarar cuando otro ser despierta en nosotros esa sensación de desasosiego e interés con que comienza una mirada que se demora demasiado sobre otra persona porque la encuentra hermosa y siente gratitud interna mirándola.
En toda cultura, y a través del tiempo, los cánones de belleza, si es que existen, como han querido etiquetar muchos, cambian, lo único cierto, es que aquello que amamos es bello a nuestros ojos, y tiene una belleza intemporal, porque en nuestra retina al mirarlo, siempre vemos retenido el momento en que nos impacto el ser amado, en nuestro corazón, hígado y cerebro, por mencionar los órganos sobre los que recae la atracción, según dicen.
Esa es una forma de eterna juventud porque el amor no ve nunca el paso del tiempo sobre el rostro o figura del que ama, sino que su mirada traspasa la corteza y ve, más que la apariencia física imitable y repetible, algo único que existe en las personas que nos hace quererlas más allá de la percepción de los sentidos.
Puede que la buscada eterna juventud, exista en el amor, tal vez por ello, Penélope fue admirada a su regreso por Odiseo o Ulises como la mujer por la que no había pasado el tiempo, y Helena fue reconocida después de 10 largos años de luchas, por su marido como irresistible.
Nadie conquista a otra persona por su físico, es una carta de presentación a corto plazo, solo eso, las sirenas sabemos que es la conexión intima con la mente de otra persona la que establece una corriente “eléctrica” o amatoria, y la afinidad que hace sentir que la proximidad de otro ser es única e imprescindible.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails