domingo, 26 de febrero de 2017

LA LUJURIA DE SUS OJOS



No rezo por el alma de mi Dama,
aunque antaño haya adorado su sonrisa;
Su destino final no me atormenta,
ni cuándo su belleza perderá su encanto.

Sólo me siento a los pies de mi Dama,
mirando fijo sus ojos salvajes,
sonriendo al pensar cómo mi amor huirá
cuando su radiante belleza muera.

No me atribulan las plegarias de mi Dama,
pues sordo yace nuestro Padre en el cielo.
Mi corazón late con alegre melodía
al sentir que su amor me ha sido otorgado.

Entonces, quién cerrará los ojos de mi Dama?
Quién doblará sus frágiles manos?
Alguien la asistirá cuando sus ojos lluevan,
mientras, silenciosa, camine hacia las Tierras Desconocidas?

Enigmático poema de Elisabeth Siddal, la hermosa modelo de los pintores prerafaelistas, esposa de Gabriel Rossetti, y también pintora y poeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails